Cóctel de sandía

Una de las mejores maneras de pasar una sobremesa es disfrutando de una copa o de un cóctel. Hoy vamos a preparar una bebida refrescante y suave, perfecta para tomar bien fresquita en verano.

Ingredientes:
  • Un cuarto de sandía (a poder ser sin pepitas)
  • Dos naranjas
  • Un puñadito de fresas
  • Ron moreno (unos seis vasos de chupito)
  • Un par de cucharadas de miel, si os gustan las bebidas dulces

Comenzamos con la sandía: con un cuchillo separamos la pulpa de la cáscara, y la vamos partiendo en trocitos. La trituramos con la batidora y cuando esté lista, la colamos para quitar las pepitas (aunque la sandía sea sin pepitas, siempre tiene algunas). Lavamos las fresas, les quitamos el rabito, las partimos por la mitad, y las colocamos junto a la sandía. Con ayuda de la batidora, trituramos las dos frutas juntas hasta que quede bien fino.

Exprimimos las naranjas, y añadimos el zumo a la sandía y las fresas. Si queremos ponerle un poquito de miel para que esté más dulce, este es el momento (a mí me parece que le da un toque especial). Con otro toque de la batidora integramos bien todos los ingredientes.

Añadimos el ron, removemos un poco con una cuchara, y ya tenemos nuestro cóctel listo. Yo le pongo ron porque creo que le van muy bien los acompañantes dulces, como los zumos, pero si preferís, podéis ponerle licor de melocotón o manzana, también le va muy bien. La cantidad de ron, un poco a vuestro gusto, pero no os excedáis porque lo rico es que tenga un regustito al licor, pero sin que resulte una bebida fuerte. Una buena forma de calcular la medida es utilizar un vaso de chupito: añadid uno y medio por cada vaso de zumo de frutas que os salga (a mí me han salido cuatro, pero depende del tamaño de la sandía). A la hora de servirlo, llenamos un vaso o copa con hielo picado, añadimos el cóctel y ponemos una pajita.
Como véis, es muy rapidito de hacer y está muy bueno, dulce y suave. Es perfecto para después de una comida, puede incluso sustituir al postre. Si queréis, podéis prepararlo con antelación y guadarlo en el congelador: lo sacáis un ratito antes de servir y justo antes de pasarlo a los vasos, lo trituráis con la batidora: queda como un granizado. Probadlo, os va a encantar.
Una forma original de servir una bebida es hacerlo en un frasco de cristal. A mí en casa no me faltan nunca...

Comentarios