Tarta de higos y crema de almendra

Me encantan los higos, son sin duda una de mis frutas favoritas. Es una pena que los podamos disfrutar tan poquito tiempo, apenas un par de meses al año, de ahí la frase: de higos a brevas. ¿Sabéis por qué se dice este refrán? Las brevas y los higos son ambos frutos de la higuera: las brevas aparecen antes, entre junio y julio y son de piel morada y menos dulces.  Los higos salen en agosto y septiembre, brotan en el mismo lugar que la breva y siempre son más pequeños que su predecesora, y son tan dulces… Así que desde septiembre hasta junio del año siguiente no podemos degustar estas frutas tan ricas. Bueno, me dejo de refranes y vamos a disfrutar, ahora que podemos, de unos riquísimos higos. Son perfectos en mermelada, en almíbar, y por supuesto, al natural, pero hoy vamos a hacer una tarta de higos y crema de almendra deliciosa. Os digo los ingredientes y nos ponemos a cocinar.


Para la masa quebrada: VÍDEORECETA AQUÍ
  • 200 gramos de harina
  • 1 yema de huevo
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 80 gramos de mantequilla
  • 1 pizca de sal
  • Medio vaso de agua

Para el relleno
  • Higos (unos 6 ú 8, dependiendo del tamaño)
  • 100 gramos de almendra molida
  • 60 gramos de azúcar blanquilla
  • 30 gramos de azúcar moreno
  • 1 huevo
  • 1 cucharada de maizena
  • 1 cucharadita de café de mantequilla
  • 500 ml de nata 35% mat. grasa

Empezamos preparando la masa quebrada. Ponemos en un bol la harina, la yema de huevo y la pizca de sal y mezclamos bien. Derretimos la mantequilla en el microondas (con unos segundo es suficiente) y la añadimos a la mezcla anterior, junto con el azúcar. Amasamos con las manos hasta que todos los ingredientes se integren. Echamos el agua templada y volvemos a trabajar hasta que la masa esté bien integrada y se os despegue de las manos. Es posible que tengáis que poner un poco más de harina, es normal, añadid poco a poco la que sea necesaria hasta obtener una masa compacta que no se pega en las manos.  Hacemos una bola, la cubrimos con papel film y la metemos en el frigo durante una hora.

Cuando la masa haya reposado en la nevera, la extendemos con un rodillo hasta tener una base de medio centímetro de grosor. Cubrimos un molde desmontable con ella y cortamos el sobrante de los bordes. Colocamos un trozo de papel sulfurizado sobre la masa y la cubrimos con un peso para que no suba en el horno (lo más común es usar garbanzos, pero yo pongo alubias porque la primera vez que hice masa quebrada no tenía garbanzos en casa y usé alubias, y las tengo guardadas en un bote para cuando hago este tipo de masas). Metemos al horno precalentado a 180 grados durante 12 minutos.

Como podéis ver, estas alubias ya han pasado unas cuantas veces por el horno...
 
Mientras se hace nuestra masa en el horno,  nos ponemos con el relleno, muy fácil y rápido de preparar. Ponemos en un bol la mantequilla derretida, el huevo, los dos tipos de azúcar y la maizena, y lo mezclamos con las varillas de mano. Añadimos la almendra molida y la nata y batimos suavemente hasta que esté todo bien integrado. No os preocupéis si quedan grumos, es por la almendra.

Sacamos la tartaleta del horno y vertemos sobre ella la crema del relleno. Cogemos los higos, les quitamos el rabito, los partimos por la mitad y los ditribuímos sobre la crema. Metemos al horno y cocinamos hasta que la tarta esté cuajada, una hora aproximadamente. Si la tarta se dora demasiado, cubridla con papel albal. Cuando saquéis la tarta del horno, dejadla reposar hasta que se enfríe, y si os apetece, una vez esté fría, podéis ponerle un baño de mermelada de melocotón o albaricoque para que quede más brillante, aunque la tarta tiene tanto sabor que no es necesario.




Ya veis el resultado: una tarta con una base muy crujiente y un relleno cremoso, con un sabor delicioso a almendra e higos ligeramente caramelizados. Si preferís no hacer la masa de la tartaleta, podéis usar masa quebrada comprada u hojaldre (en este caso no es necesario hornear previamente la base), también queda muy rica. Y si  preferís, podéis usar otra fruta: con cerezas está riquísima… Vamos, que no tenéis excusa para no hacer esta tarta! Dejadme vuestras dudas, comentarios o sugerencias sobre esta receta o el blog, me encanta leeros y contestaros.

Comentarios