Tarta mousse de turrón de jijona


Antes de nada: ¡FELIZ AÑO NUEVO! Madre mía, no sé a vosotros pero a mí estas fiestas se me han pasado volando. Ya sólo queda el que es, para mí, el día más especial de todos: la llegada de sus Majestades los Reyes Magos de Oriente. Estoy deseando colocar los zapatos bajo el árbol, y dormirme ilusionada pensando qué encontraré por la mañana esperándome... Además, tengo la suerte de tener cuatro sobrinos maravillosos y compartir este día con ellos es de las mejores cosas del mundo.

Una vez vengan los Reyes Magos y nos dejen sus regalos, llega el momento de recoger el árbol y toda la demás parafernalia navideña hasta el año que viene. Si sois como yo, aparte de tener el congelador lleno de las sobras de estos días, en la despensa tendréis más de una tableta de turrón. Por eso quería que la primera receta de este 2016 fuera esta tarta mousse de turrón de jijona: es deliciosa y es perfecta para terminar con esas reservas turroneras que todos tenemos en casa. Es una tarta  muy sencilla y rápida de hacer, no necesita horno y, acompañada de un poco de nata montada o de una bola de helado es un postre ideal, muy suave y fresco. Así que no me lío más y os digo los ingredientes que necesitamos para hacer esta tarta.


Para la tarta:
  • 150 gramos de galletas maría
  • 60 gramos de mantequilla derretida
  • 200 gramos de turrón de jijona
  • 120 ml de leche
  • 200 ml de nata para montar (mínimo 35% de materia grasa)
  • Una cucharada de azúcar
  • 4 hojas de gelatina

Para decorar:
  • Dos cucharadas de azúcar
  • Un puñado de crocanti de almendra


Vamos a comenzar preparando la base de galletas de nuestra tarta. Para ello, trituramos las galletas hasta reducirlas a polvo; podemos hacerlo en la picadora o machacándolas con un rodillo. Colocamos estas migas de galleta en un bol, lo mezclamos con la mantequilla derretida y amasamos ambas cosas hasta que se mezcle todo bien.

Distribuímos esta masa de galletas por el fondo del molde (preferiblemente, que sea desmontable) cubriéndolo totalmente y aplanándolo con la mano. Guardamos en la nevera mientras hacemos el relleno.

Para el relleno, comenzamos poniendo las hojas de gelatina en un recipiente con agua fría para que se hidraten. Ponemos en un cazo la leche y añadimos el turrón partido en trocitos. Lo ponemos a fuego medio-suave durante unos minutos, removiendo de vez en cuando, hasta que el turrón se derrita. Echamos las hojas de gelatina hidratadas bien escurridas y cocinamos un par de minutines más, a fuego suave, hasta que la gelatina se deshaga. Retiramos del fuego y, si quedan algunos grumos grandes de turrón, lo trituramos con la batidora. Reservamos.


Ponemos en un bol la nata fría y la montamos con ayuda de las varillas eléctricas. Cuando esté semimontada, añadimos la cucharada de azúcar y continuamos batiendo hasta que esté bien firme. Añadimos la crema de turrón y mezclamos con una espátula, suavemente y con movimientos envolventes, hasta que se integre totalmente.

Vertemos el relleno sobre la base de galletas y guardamos en la nevera nuestra tarta durante unas horas (mínimo tres horas), hasta que la mousse cuaje y coja cuerpo. Una vez esté lista, la desmoldamos y, para que nuestra tarta de turrón sea aún más rica, vamos a decorarla un poco. Espolvoreamos el azúcar sobre la superficie de la tarta y lo quemamos con un soplete hasta que caramelice. Po último, repartimos el crocanti de almendra por encima y listo. ¡Que aproveche!


Algunos consejos:
  • La decoración que os propongo es tan sólo una de las muchas opciones posibles. Por ejemplo, si no tenéis soplete, podéis poner caramelo líquido o un poco de turrón de jijona desmigado... A vuestro gusto y en función de lo que tengáis a mano.
  • Otra opción es sustituir la base de galletas por una base de bizcochos de soletilla, tal y como os explico aquí.
  • Mi molde era de 19 centímetros de diámetro y me ha quedado una tarta bastante alta. Si vuesto molde es más grande, os quedará un tarta más bajita.


Animaos a hacer esta tarta, no sólo para acabar con los restos de turrón que tengáis en casa si no porque está buenísima, de verdad. Queda muy suave, cremosa y no resulta nada empalagosa: un postre de los de triunfo asegurado. Además, siempre os digo que para mí es muy importante poder hacer los postres para cualquier evento o comida con un poco de antelación, y esta tarta es ideal para prepararla de víspera. Cuanso la hagais, recordad enviarme una foto para que pueda ver lo rica que os queda. Por último, os recuerdo que podéis seguir el blog en Facebook, Twitter e Instagram, tenéis los enlaces justo aquí mismo a la derecha. ¡Hasta la próxima receta!

Comentarios

  1. ¡Hola!
    Que buena pinta que tiene, mmm...
    Acabo de descubrí tu blog y me gusta mucho,
    te sigo, ¿Me sigues devuelta?.
    Un saludo!.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por visitar Miss Pimienta y dedicar un minuto a dejar tu comentario. Si tienes alguna duda o sugerencia, no dudes en ponerte en contacto conmigo.