Dando la brasa. Cocina nikkei en Bilbao

reseña restaurante dando la brasa Miss Pimienta

Aquí vuelvo con una de mis recomendaciones de restaurantes. Esta vez nos vamos a mi tierra, Bilbao (y alrededores). Y es que del restaurante que os voy a hablar hoy, Dando La brasa, hay dos sucursales. La primera que abrió en 2010 en Getxo  y en 2013 abrieron un segundo local en Bilbao La Vieja.

He estado en ambos restaurantes. El primero que visité fue el de Getxo, poco después de que abrieran: fui con Míster Pimienta a celebrar nuestro aniversario, y aún hoy recuerdo una entraña a la brasa que madre mía... Después, he estado varias veces en el de Bilbao, que me pilla más cerca. Ambos locales tienen mucho rollo, con una decoración bastante ecléctica, con objetos de diferentes tendencias decorativas. Ambos locales son amplios: el de Getxo tiene una terraza fuera que os recomiendo si el tiempo lo permite; la parte de dentro siempre me parece que está poco iluminada. El restaurante de Bilbao es quizá un poco más pequeño pero tiene mucha luz. Las fotos y la reseña que vais a leer aquí pertenecen a mi última visita al Dando La Brasa de Getxo.

reseña restaurante dando la brasa Miss Pimienta

Ficha del restaurante:
  • Dirección: Avenida de los Chopos 31, C.P: 48992 Algorta (Getxo)
  • Teléfono: 944304076
  • Web: http://www.dandolabrasa.com/web/
  • Cierra: No
  • Necesario reserva: sí (sólo por teléfono)
  • Menú del día: del lunes a viernes al mediodia (15.50€). También tienen dos menús degustación
  • ¿Con quién ir? Amigos, pareja o familia, pero os aviso de que no hay mucha oferta para peques.

reseña restaurante dando la brasa Miss Pimienta

Comienzo con mi experiencia. Fuimos al restaurante mi hermana, mi cuñado, mis sobrinos Martina  y Beñat  (de 5 años y medio y dos años y medio, respectivamente; antes de nada, si queréis poner cara a mis sobris, os recomiendo este vídeo súper gracioso que grabaron conmigo) y yo: en total, 5 personas. Habíamos reservado mesa a las 15:30 y nos sentaron en la terraza (al llamar me comentó la chica que me atendió que en verano es la mejor opción, tienen un toldo que da sombra, y si el clima lo permite prefiero fuera ya que el local por dentro, ya os he dicho que siempre me parece que está poco iluminado).

reseña restaurante dando la brasa Miss Pimienta

Optamos por pedir un par de platos de la carta para los niños y para nosotros algo para compartir de entrante (optamos por un cebiche, que a mí me encanta y los ponen muy ricos) y después menú del día. Lo más difícil fue escoger qué pedir para los niños, ya que la oferta de la carta no hay ningún plato especialmente “infantil”. Al final optamos por pedir media ración de tubérculos y media de sincronizadas de cecina y queso mozzarella. Cuando llegó la camarera a tomar nota de la comanda, le pedimos que nos hicieran las sincronizadas sin cecina (a Martina no le gusta el jamón...) y nos dijo que no se podía, qué estaban ya listas y que era imposible. Las pedimos igual porque, como os digo, poca oferta había para los peques.

En nada de tiempo nos trajeron las bebidas y unos maíces fritos caseros que hacen ellos mismos y que siempre ponen de aperitivo (están muy buenos, tienen un punto picantito genial). Nos pusimos a comer los maíces y el tiempo pasaba... tardaron un montonazo en traernos los primeros platos, aunque después he de decir que fue todo rodado. Lo achaco a que fuimos tarde (como os digo, habíamos reservado a las 15:30).

reseña restaurante dando la brasa Miss Pimienta

Un buen rato después, nos trajeron los platos de los niños y el cebiche. Las sincronizadas estaban muy ricas (a Martina le quitamos nosotros mismos la cecina) y traían un poco de pico de gallo por encima y una salsita picante. Los tubérculos también estaban muy buenos: se trata de un plato a base de patatas de distintos colores, boniato, zanahoria... con diferentes cocciones y tanto a los niños como a nosotros nos gustó bastante. El cebiche de corvina y gamba estaba muy muy bueno: el pescado en su punto, súper sabroso. Por ponerle una pega, para mi gusto le faltaba un punto de picante, pero sabéis que mi pasión por el picante es superior al de la media.

reseña restaurante dando la brasa Miss Pimienta

reseña restaurante dando la brasa Miss Pimienta

reseña restaurante dando la brasa Miss Pimienta

Comenzaron a llegar los platos del menú. Mi hermana pidió “txori-bao”, unos baos de chorizo a la parrilla con cebolla morada que estaban espectaculares. Mi cuñado se decantó por unos totopos caseros con provolone y guacamole que también estaban muy buenos (y de los que los niños dieron buena cuenta). Por mi parte, yo me decanté por unas verduritas a la brasa con pesto andino que estaban espectaculares: es más, las pedí la última vez que estuve en el Dando la Brasa de Bilbao y esta vez me decanté de nuevo por ellas porque me gustaron mucho: producto de proximidad, bien tratado, con la cocción exacta y muy sabrosas con el aliño de pesto.

reseña restaurante dando la brasa Miss Pimienta

reseña restaurante dando la brasa Miss Pimienta

reseña restaurante dando la brasa Miss Pimienta

Llegan los segundos platos: mi hermana había pedido atún rojo, un plato muy rico aunque quizá el menos sorprendente del menú (lo cual no quiere decir ni mucho menos que no estuviera delicioso, si no que es una elaboración bastante común hoy en día). Mi cuñado optó por la hamburguesa casera en pan bao que nos gustó mucho: el punto de la carne era perfecto e iba acompañada de unas patatas moradas. Quizá lo único malo es que era un poco difícil de comer, aunque ¿a quién no se le desparrama un poco una hamburguesa al comerla? Yo opté por una bondiola (la parte del pescuezo) de cerdo con achiote que me gustó mucho, acompañado con boniato y cebolla morada.

reseña restaurante dando la brasa Miss Pimienta

reseña restaurante dando la brasa Miss Pimienta

reseña restaurante dando la brasa Miss Pimienta

Y llega el momento dulce. Mi cuñado comió un taco de mango y guayaba con espuma de coco y peta zetas, para mí quizás el plato más soso de todo lo que comimos. Estaba rico, porque la fruta estaba en su punto, pero en conjunto me dejó un poco plof. Mi hermana y yo nos decidimos por un mix de helados: se trata de una apuesta segura ya que son helados de Gelati! Gelati!, una heladería bilbaína que hace unos helados espectaculares. Eso sí, según la carta venían acompañados de mini cornettos y de los cornettos ni rastro... no dijimos nada porque me di cuenta a posteriori, cuando me he sentado delante del ordenador a escribir este post y he revisado el menú en detalle.

reseña restaurante dando la brasa Miss Pimienta

reseña restaurante dando la brasa Miss Pimienta

De la carta de vinos, lo siento pero poco puedo comentaros al respecto, ya que bebimos.  Esos sí, os puedo decir que disponen de una amplia gran variedad de cervezas. La atención fue correcta (salvo la espera excesiva del principio, aunque comimos digo, lo achaco a la hora de la reserva).

Llega el momento de la dolorosa. En total pagamos 78,50€: para la cantidad y calidad de lo que comimos, me parece un importe más que aceptable (aunque 4€ por cada botella de agua -de litro- me parece un poco exagerado, pero ese precio es algo habitual en muchísimos restaurantes).

reseña restaurante dando la brasa Miss Pimienta

En definitiva: me parece un lugar muy recomendable, sobre todo yendo a menú del día: veis que la cantidad de los platos es abundante, son elaborados, diferentes y variados. Y si estáis caprichosos y os queréis dar un homenaje, optad por alguno de sus menús degustación o por la carta, los precios no son para nada exagerados. Así que si venís al norte, os recomiendo que os paséis por alguno de los dos Dando la Brasa, seguro que me lo agradecéis. Eso sí, recordad llamar antes para reservar, que si no igual os quedáis sin mesa. 

Comentarios