Frikadellen, albóndigas danesas. Viaje entre Sabores

frikadellen, albóndigas típicas de Alemania y Dinamarca receta

Godmorgen og velkommen til mit kokken!!... O lo que es lo mismo: ¡buenos días y bienvenidos a mi cocina! en danés (o eso espero, que la traducción es de Google...). No me he vuelto loca ni me he puesto a estudiar danés: hoy tenemos nuestra cita mensual con el reto Viaje entre Sabores y esta vez nuestro destino es Dinamarca.

A Dinamarca ya viajé (virtualmente hablando, muy a mí pesar no conozco el país y me encantaría) y os traje estos fastelavnsboller, unos bollos rellenos de nata y mermelada que son deliciosos. Hoy me he pasado al salado y os traigo una de las recetas más representativas de Dinamarca, aunque también es muy popular en Alemania, Suecia y otros países del norte de Europa. Casualidades de la vida, el otro día me compré un libro de cocina (son uno de mis viciosamente confesables...) llamado “Street Food internacional” y allí me estaban esperando estas frikadellen, unas albóndigas que quedan de vicio. Son súper jugosas y la salsa es muy sencillita de hacer, rápida y súper sabrosa. ¡Combinación de 10! Así que no me enrollo más: os digo los ingredientes y nos ponemos a cocinar.

frikadellen, albóndigas típicas de Alemania y Dinamarca receta

Para las albóndigas o frikadellen:
  • Medio kilo de carne picada (mezcla de ternera y cerdo)
  • Una cebolla
  • Dos rebanadas de pan de molde
  • Medio vaso de leche
  • Un puñado de perejil picado
  • Dos cucharadas de harina
  • Dos dientes de ajo
  • Media cucharadita de pimentón
  • Pimienta
  • Sal
  • Dos cucharadas de harina
  • Aceite de oliva
Para la salsa:
  • Dos cucharadas rasas de harina
  • Una cal y medio o dos de caldo de carne
  • Una pizca de ajo en polvo
  • Pimienta
  • Un puñado de perejil fresco picado
  • Dos cucharadas de aceite de oliva
  • Una cucharadita de mantequilla

frikadellen, albóndigas típicas de Alemania y Dinamarca receta

Vamos con las albóndigas. Ponemos el pan en un bol y añadimos la leche; dejamos que se empape. Mientras tanto, picamos finamente la cebolla y los dientes de ajo y los sofreímos en una sartén con dos cucharadas de aceite hasta que estén bien pochados y un poco doraditos.

Retiramos del fuego y dejamos templar. En un bol amplio ponemos la carne, el huevo, el pan escurrido y sal, pimienta y pimentón al gusto. Añadimos también la verdura pochada y mezclamos bien con las manos. Formamos bolas (yo las he hecho un poco más grandes que las albóndigas tradicionales), las enharinamos ligeramente y las freímos en tandas en un sartén con no demasiado aceite. Cuando estén doradas, las pasamos a una fuente con papel de cocina para escurrir el exceso de grasa.

Ahora vamos con la salsa. Ponemos el aceite y la mantequilla en una cazuela y cuando esté caliente añadimos la harina. Sofreímos unos minutos, hasta que coja un poco de color y echamos el caldo poco a poco, mezclando con las varillas, hasta tener una salsa ligada pero no demasiado espesa. Sazonamos con perejil, pimienta, un poco de ajo en polvo y una pizca de sal si es necesario y añadimos las albóndigas.

Dejamos al chup chup 12-15 minutos, hasta que las albóndigas terminen de hacerse y los sabores se unifiquen. Probamos para rectificar de sal y servimos bien caliente con un poco más de perejil espolvoreado y bien de pan para mojar en la salsa. ¡Que aproveche!

frikadellen, albóndigas típicas de Alemania y Dinamarca receta

Algunos consejos:
  • La receta original propone usar mezcla de ternera y cerdo y así lo he hecho yo: para mí, para las albóndigas es lo mejor porque quedan más jugosas. Pero si queréis usar carne de ternera solamente, ningún problema.
  • La receta original del libro también propone ojear en plan en agua en lugar de leche, pero yo he preferido hacerlo con leche ya que es como suelo hacerlo normalmente.
  • Para la salsa, añadid la cantidad de caldo necesario para adecuarla a vuestro gusto: a mí me gustan las salsas ligadas pero no en exceso, si a vosotros os gustan más espesas podéis añadir un poco más de caldo, sin problema. Tened también en cuenta que cuanto más tiempo esté en el fugo más espesará.

frikadellen, albóndigas típicas de Alemania y Dinamarca receta

Estas frikadellen quedan súper ricas: se parecen a nuestras albóndigas pero el toque de la cebolla pochadita en la masa les aporta mucha jugosidad y la salsa es deliciosa. Si os animáis con esta receta, mandadme una foto para que pueda ver lo rica que os queda. Por último, os recuerdo que podéis seguir el blof en Facebook, Twitter, Instargram y YouTube, tenéis los enlaces justo aquí mismo a la derecha. ¡Hasta la próxima receta!

Comentarios

  1. Tienen una pinta increible ,son parecidas a las nuestras ,aunque imagino que la cebolla les da un toque especial
    me gustan como se ven
    bss

    ResponderEliminar
  2. una delicia estas almondigas
    me encantan!!!
    besos
    Rosa

    ResponderEliminar
  3. Qué buenas y más a ésta hora, ja ja .. El día que me anime lo tendré fácil pues está tan detallado, Graciass Bss

    ResponderEliminar
  4. Se ve tan rico! ya la tenemos anotada para probar la próxima semana.

    ResponderEliminar
  5. Que ricas, a las albóndigas y a la carne nunca le hago el feo ^_^, unas súper albóndigas deliciosas!!,
    mil besos

    ResponderEliminar
  6. Elena se me acumulan tus recetas jajaja,tengo pendientes esta y la del pollo tikka massala...voy a ver si este finde me pongo manos a la obra.Tienen una pinta deliciosa!Besotes!

    ResponderEliminar
  7. Hola. No entiendo eso de "Una cal y medio o dos de caldo de carne"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quería decir “un vaso y medio o dos”😅
      Disculpa, ahora mismo lo corrijo

      Eliminar
  8. Que pinta más buena. Un plato reconfortante y rico. Una receta sencilla que no tiene ningún desperdicio.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Hola, estas albóndigas caseras se ven deliciosas, qué ricas y sobre todo esta salsa tan espesita y concentrada es un manjar. un beso!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por visitar Miss Pimienta y dedicar un minuto a dejar tu comentario. Si tienes alguna duda o sugerencia, no dudes en ponerte en contacto conmigo.