Fabada asturiana en olla lenta o CrockPot

Cómo Hacer FABADA ASTURIANA en OLLA LENTA. Receta Auténtica MUY FÁCIL

Acabamos de entrar en el otoño y, no sé en la zona en la que vivís vosotros, pero aquí en Bilbao el tiempo ha cambiado ya bastante y se nota que los días de frío están cerquita. De hecho, nosotros en casa ya hemos puesto la colcha en la cama, y ya hemos sacado los pijamas un poco más gorditos, así que el siguiente paso es ponernos a cocinar platos de esos que reconstituyen cuerpo y alma los días fresquitos.

Y una receta maravillosa e ideal para los días otoñales e invernales (¡aunque yo la cocino todo el año!) es la fabada asturiana que os traigo hoy. Queda simplemente espectacular, increíble, perfecta. La elaboración es realmente muy sencilla, el éxito de este plato reside en la calidad de los ingredientes que usemos. Yo voy a hacer esta fabada en mi olla lenta o CrockPot, que ya sabéis que hace auténticas maravillas con las legumbres, pero a lo largo del vídeo os explicaré también cómo hacerla en olla exprés o en una cazuela tradicional. Como siempre, os he grabado la receta en vídeo para el canal de YouTube, ¡corred a verla! No me enrollo más, os digo los ingredientes y nos ponemos a cocinar.

Cómo Hacer FABADA ASTURIANA en OLLA LENTA. Receta Auténtica MUY FÁCIL

Ficha de receta

  • Tiempo de preparación: las 12 horas de remojo previo de las fabes
  • Tiempo de cocinado: 7 horas
  • Tiempo total de elaboración: 19 horas
  • Nivel de dificultad: muy bajo, basta con tener 2 manos.
  • Raciones: 5

Ingredientes

  • 500 gramos de fabes asturianas
  • 2 chorizos asturianos
  • 2 morcillas asturianas
  • Un trozo de tocino de unos 125-150 gramos
  • Media cebolla
  • Un poco de azafrán (en hebras o molido) 
  • Sal

Antes de hacer la fabada, tened en cuenta que es necesario tener las fabes en remojo en agua fría durante al menos 12 horas antes de cocinarlas. Es un paso imprescindible para que queden tiernas, se cocinen bien y resulten más digestivas. Una vez hayan estado en remojo el tiempo necesario, las escurrimos y ya podemos ponernos manos a la obra en la cocina.

Ponemos las fabes escurridas en la olla lenta y sobre ellas ponemos los chorizos y el trozo de tocino. Yo añado las morcillas más tarde, pero si vas si hacer la fabada por la noche o no vais a estar en casa para incorporarlas (o simplemente queréis despreocuparos de tener que andar metiéndolas más tarde) podéis introducirlas ya en la olla lenta sin problema, no pasa nada.

Echamos también el azafrán y la media cebolla (previamente pelada). Añadimos una pizquita de sal (no os paséis, que los embutidos ya aportan un toque de sal y es mejor rectificar al final que pasarse). Por último, echamos agua fría, la cantidad suficiente hasta cubrir dos dedos por encima las fabes (yo he necesitado unos 800 ml). Tapamos y cocinamos en lento (LOW) durante 7 horas. Si no habéis añadido al principio las morcillas, las incorporaremos a la olla cuando la fabada lleve 5 horas de cocción: simplemente las añadimos a la cubeta, volvemos a colocar la tapa y cocinamos todo junto las 2 horas restantes.

Cuando las fabes lleven 7 horas, comprobamos cómo están, tanto de punto de cocción como de sal. En mi caso, estaban perfectas: si veis que aún les falta un poco de cocción dejadlas un ratito más. Y si les falta sal, añadid un poco más e incorporarla con mucho cuidado, moviendo suavemente la cazuela (no mováis con una cuchara ya que las fabes se romperán).

Ahora, sacamos la media cebolla: yo la retiro tal cual pero hay quien la tritura hasta hacer un puré y lo añade a la fabada. Sacamos también los chorizos, las morcillas y el tocino y cortamos todo en trocitos de bocado. Los incorporamos de nuevo a la cazuela y listo. ¡Que aproveche!

Cómo Hacer FABADA ASTURIANA en OLLA LENTA. Receta Auténtica MUY FÁCIL

Algunos consejos:

  • Si vais a hacer esta fabada en olla exprés o en cazuela tradicional no hay problema, sólo cambiarán los tiempos: en olla exprés tardarán unos 45 minutos, y en una cazuela normal necesitarán unas 3 horitas. Y en ese caso, podéis añadir las morcillas desde el principio.
  • Ya veis que la fabada auténtica tiene muy muy pocos ingredientes. Eso sí, para obtener una fabada de 10 es de suma importancia que todos sean de la mayor calidad. Y como no, tratad de aseguraros que las fabes sean asturianas.
  • Yo hago la receta que me dio mi amiga Encarnita, asturiana de pura cepa, y en su casa me comentó que siempre se añaden la media cebolla y un poco de azafrán, pero no es típico de todas las casa. Ella enseña a hacerla aquí en su blog.
  • Generalmente, en cualquier supermercado o carnicería se pueden encontrar paquetes de compango asturiano que traen chorizo, morcilla y tocino o panceta. A parte de panceta o tocino, se puede añadir también un trozo de lacón de unos 125 o 150 gramos. 
  • Si podéis hacer la fabada con unas horas de antelación o incluso de víspera, mucho mejor, ya que la fabada gana en sabor y en textura de un día para otro. Y si queréis, podéis hacer cantidad de más y congelarla por raciones. Yo siempre lo hago y ¡queda como recién hecha!

Os aseguro que esta fabada queda de auténtico lujo, sin duda es el ejemplo de que con un buen producto se consiguen platos de 10. ¡Sé que os va a encantar! Si os animáis a hacerla, mandadme una foto para que pueda ver lo buena que os queda, me hace mucha ilusión que preparéis las recetas del blog. Por último, os recuerdo que podéis seguir el blog en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube, tenéis los enlaces justo aquí mismo a la derecha. ¡Hasta la próxima receta!

Comentarios

amazon