Berberechos al ajillo

berberechos al ajillo receta

Que el marisco me gusta no es ninguna sorpresa. Sabéis que me pirra y que, cuando voy a la pescadería y lo veo a buen precio, me doy el capricho. Mejillones, almejas, caracolillos, berberechos, nécoras, langosta, buey de mar... si queréis ganaros mi corazón (y mi estómago) sólo tenéis que traerme alguna de estas delicias. O jamón del bueno. O foie. O una botella de vino blanco rico rico. O alguna especia rara. O algún ingrediente exótico de otro país. O... bueno, voy a dejarlo aquí que me emociono...

A lo que íbamos: al marisco. Como os decía, es una de mis perdiciones y el otro día mi pescatera tenía unos berberechos maravillosos a buen precio y se vinieron conmigo a casa. Para cocinarlos no me lié demasiado: cuando el producto es bueno, poco más hace falta... Con ajo, vino blanco y poca cosa más nos marcamos un plato maravilloso. No me enrollo más: os digo los ingredientes y nos ponemos a cocinar.

berberechos al ajillo receta

  • Medio kilo de berberechos
  • 4 dientes de ajo
  • Una punta de guindilla roja o una cayena 
  • 50 ml de vino blanco
  • Perejil picado 

berberechos al ajillo receta

Lo primero que vamos a hacer es poner los berberechos en agua fría con abundante sal durante dos o tres horas para que suelten toda la arena que tengan. Pasado este tiempo, los sacamos del agua salada y los escurrimos bien. 

Pelamos los ajos y los picamos finamente. Ponemos en una sartén o cazuela el aceite de oliva y lo ponemos al fuego. Cuando el aceite esté caliente, añadimos el ajo y la guindilla y cocinamos un par de minutos (es importante que no se quemen el ajo ni la guindilla). 

Añadimos los berberechos a la cazuela junto con el vino y tapamos con una tapa para que los moluscos se abran con el vapor. En un minutín o dos los berberechos se habrán abierto. Destapamos la cazuela, espolvoreamos con perejil picado y ¡listo! ¡Ya están listos nuestros berberechos al ajillo! 

berberechos al ajillo receta

Algunos consejos:
  • El picante es opcional: a mí me gusta mucho muchísimo (si por mí fuera le pondría mucha más alegría...) pero sí a vosotros no os agrada, no se lo pongáis. 
  • En este tipo de recetas usar un buen vino blanco es fundamental. No hace falta que sea un vino carísimo, pero sí un vino que os beberíais con gusto.
  • Hay a quien el gusta echar un poco de limón por encima antes de hincarles el diente: yo los prefiero tal cual, pero si a vosotros os gusta el toque cítrico no os cortéis.
  • Si queréis que el ajo no os repita, quitadle el germen central antes de picarlo.

Esta receta es muy rápida, sencilla y queda deliciosa: en pocos minutos os marcáis un aperitivo con el que os van a hacer la ola. Si os animáis a hacer este plato, mandadme una foto para que pueda ver lo rico que os queda, me hace mucha ilusión que preparéis las recetas del blog. Por último, os recuerdo que podéis seguir el blog en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube, tenéis los enlaces justo aquí mismo a la derecha. ¡Hasta la próxima receta!

Comentarios

  1. Hola!
    Una pregunta:
    ¿Con unas buenas almejas, dos minutillos también, o hay que estar pendientes para ver cuando se abren?
    Eskerrik asko!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Dos o tres minutillos serán suficientes. A media cocción dale un meneo a la cazuela tapada para moverlas un poco y en nada de tiempo las tendrás listas. ¡Que aproveche!

      Eliminar

Publicar un comentario

Gracias por visitar Miss Pimienta y dedicar un minuto a dejar tu comentario. Si tienes alguna duda o sugerencia, no dudes en ponerte en contacto conmigo.