Aceitunas aliñadas. CocinArte

CÓMO HACER ACEITUNAS ALIÑADAS CASERAS ¡El aperitivo perfecto!

Estamos a día 9 y eso significa que hoy tenemos nuestra cita con el reto CocinArte, que organiza mi querida Mery del blog In my Little Kitchen. Esta vez la propuesta no es un cuadro, si no un edificio: la Casa Tomás Allende, en Madrid. Se trata de un edifico céntrico, muy cerquita de la puerta del Sol, proyectado por el arquitecto Leonardo Rucabado y construido entre 1916 y 1920.


Tratándose de un edificio madrileño, tuve claro desde el minuto cero que me iba a inspirar el la gastronomía madrileña y en sus productos típicos. Y a lo largo de este mes he cambiado varias veces de idea, pero he andado como las locas y al final me he decidido por una receta sencilla pero no por ello menos rica: unas aceitunas aliñadas en casa. Y es que una de las cosas que me llama la atención cuando viajo a Madrid es esa tapa de olivas, patatas o tortilla que te ponen en mucho sitios con la consumición. ¡Es una tradición que me encanta! Y en eso me he basado para mi receta de hoy; cuya elaboración os he grabado en vídeo para en canal de YouTube, ¡¡corred a verlo!! No me enrollo más: os digo los ingredientes y nos ponemos a cocinar.

CÓMO HACER ACEITUNAS ALIÑADAS CASERAS ¡El aperitivo perfecto!

  • 150 gramos de aceitunas verdes
  • 150 gramos de aceitunas negras
  • Una mandarina (o media naranja)
  • Medio limón
  • 120-150 ml de aceite de oliva
  • 2 dientes de ajo
  • Una ramita de romero
  • Una guindilla

CÓMO HACER ACEITUNAS ALIÑADAS CASERAS ¡El aperitivo perfecto!

Ponemos en un tarro o recipiente con tapa los dos tipos de aceitunas, bien escurridas. A continuación pelamos los ajos y los rallamos y los cortamos muy muy finamente, y los añadimos al tarro también, junto con la guindilla cortada en trocitos y el romero.

Lavamos los cítricos y cortamos la piel de ambos (evitando coger la parte blanca que amarga). De cada uno de ellos cortamos una rodaja, que a su vez cortaremos en trocitos pequeños y añadimos tanto la piel como los trocitos al bote. Después, echamos el zumo de ambas frutas, evitando que caigan las pepitas.

Por último, echamos aceite de oliva hasta cubrir las aceitunas (yo he necesitado 120 ml). Mezclamos todo bien con ayuda de una cuchara y ya podemos disfrutar de nuestras aceitunas aliñadas, aunque lo idea es tapar el bote y dejarlo reposar en la nevera unos días para que las olivas cojan bien el sabor del aliño. A la hora de servir, sacamos las aceitunas del bote, escurriéndolas del aliño y listo. ¡A disfrutar!

CÓMO HACER ACEITUNAS ALIÑADAS CASERAS ¡El aperitivo perfecto!

Algunos consejos:
  • Yo he puesto mitad de aceitunas negras y mitad verdes, pero podéis poner sólo de un tipo si así lo preferís.
  • ¡El aliño no lo tiréis! Es perfecto para aliñar ensaladas, para hacer escabeches o para usar de base para preparar más aceitunas aliñadas.

CÓMO HACER ACEITUNAS ALIÑADAS CASERAS ¡El aperitivo perfecto!

Esta receta es una auténtica delicia y ya veis que es muy fácil de hacer. ¡Y os aseguro que os vais a chupar los dedos de lo rica que queda! Si os animáis a hacerla, mandadme una foto para que pueda ver lo rica que os queda, me hace mucha ilusión que preparéis las recetas del blog. Por último, os recuerdo que podéis seguir el blog en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube, tenéis los enlaces justo aquí mismo a la derecha. ¡Hasta la próxima receta!

Comentarios

  1. Hace años preparé unas arbequinas que quedaron espectaculares. Las hice al tuntún sin apuntar la receta. Sólo recuerdo que les puse romero y naranja.... creo que ya se como voy a preparar mis próximas aceitunas ;-)
    Un petó!

    Blanca

    ResponderEliminar
  2. ¡Nunca he probado a aliñar mis aceitunas! y con lo que me gustan (tienes que probar las de Camporeal si no las has probado ya porque son deliciosas), no creo que tarde mucho en hacerlas. Mil gracias por participar. Un beso enorme

    ResponderEliminar
  3. Adoro los aliños caseros para las aceitunas, me encanta innovar y combinar miles de ingredientes unos con otros, así nunca repites sabores.
    El toque de los cítricos y el picante de la guindilla forman un tándem estupendo!
    En ninguna taberna, bar o restaurante madrileño pueden faltar las aceitunas! Muy buena inspiración!
    Besos
    Nieves

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por visitar Miss Pimienta y dedicar un minuto a dejar tu comentario. Si tienes alguna duda o sugerencia, no dudes en ponerte en contacto conmigo.