Galletas saladas de parmesano con semillas

galletas de queso parmesano y semillas receta

Muchas veces os he dicho que hacer galletas es una de mis pasiones. Me encanta trabajar la masa, darles forma, hornearlas (y que toda la casa se inunde de un olor maravilloso) y como no, disfruto un montón comiéndomelas. La verdad es que rara la semana que no hago unas galletas caseras, y hoy me apetecía prepararos unas inversión salada que cocino muy a menudo y que están deliciosas.


Se trata de unas galletas con queso parmesano rallado y semillas de amapola y sésamo. Tienen un sabor delicioso a queso, tienen una textura ideal, y son perfectas para comer solas o acompañar una tabla de embutidos, una crema de verduras o para servir de aperitivo.  Además de quedar buenísimas, son muy sencillitas de hacer, y para que lo veáis de primera mano os he grabado la elaboración en vídeo para mi canal de YouTube. Corred todos a ver el vídeo y si no estáis suscritos, no dudes en hacerlo: estoy a tope subiendo vídeos y me encantaría tener también por ahí vuestro apoyo. No me enrollo más: os digo los ingredientes y nos ponemos a cocinar.

galletas de queso parmesano y semillas receta

  • 150 gramos de harina
  • 150 gramos de parmesano rallado
  • 115 gramos de mantequilla en pomada
  • 3 cucharadas de semillas de amapola
  • 3 cucharadas de semillas de sésamo
  • Media cucharadita de hierbas provenzales
  • Sal
  • Pimienta

galletas de queso parmesano y semillas receta

Vamos a comenzar poniendo en un bol la harina, el parmesano en polvo, sal y pimienta al gusto y las hierbas provenzales. Después, vamos añadir la mantequilla en pomada, es decir tiene que estar blandita pero no derretida, en dados. Para tener la mantequilla en pomada basta con sacarla un rato antes de la nevera. Si os olvida hacerlo con antelación, basta con meterla 10 o 15 segundos en el microondas, pero ojo que enseguida pasa de estar en pomada a derretida, tened cuidado.

Comenzamos a integrar todos los ingredientes, primero con ayuda de un tenedor o de una espátula. Después, pasamos a mezclar con las manos. Al principio la masa será un poco pegajosa, pero en cuanto tengamos todos los ingredientes integrados se volverá manejable y ya no se nos pegará. En cuanto podamos formar una bola con ella, nuestra masa estará lista. Ahora la dividimos en dos bolas del mismo tamaño y colocamos cada uno en un bol. Llega el momento de añadir las semillas: ponemos dos cucharaditas de semillas de amapola en una de las masas y en la otra echamos dos cucharaditas de semillas de sésamo.

Trabajamos cada una de las masas con las manos, para repartir completamente las semillas y que queden bien integradas. Ahora, cogemos una de las masas y la colocamos sobre el trozo de papel film. Con ayuda de las manos, vamos a darle forma estirada, como si hiciéramos una pequeña barra de pan, intentando que tenga el mismo grosor en todos los lados. Envolvemos con el papel transparente, para que quede bien cubierta, y repetimos el mismo proceso con la otra masa. Guardamos en la nevera un par de horas como mínimo, para que la masa se endurezca un poco. Si tenéis prisa, podéis meterlas en el congelador directamente durante media hora.

Cuando las masas hayan reposado en el frigo, las desenvolvemos y vamos a cortar las barritas, con ayuda de un cuchillo afilado, en rodajas finitas, de aproximadamente medio centímetro de grosor. Cuando tengamos las dos barritas cortadas, cubrimos la bandeja de horno con papel sulfurizado y vamos colocando, ordenaditas, las galletas. Cuando estén todas en la bandeja, espolvoreamos con unas pocas semillas de amapola y de sésamo cada galleta.

Ahora, metemos la bandeja en el horno, que tendremos precalentado a 180° con calor arriba y abajo, durante 13 o 15 minutos, hasta que estén doraditas por las esquinas. La sacamos del horno, las dejamos reposar dos minutos sobre la misma bandeja y después, las pasamos a una rejilla hasta que se enfríen por completo. Ya podemos disfrutar de nuestras deliciosas galletas de queso parmesano. ¡Que aproveche!

galletas de queso parmesano y semillas receta

Algunos consejos:
  • Yo he usado semillas de amapola y de sésamo, pero podéis usar semillas de lino, semillas de chía, pipas de girasol... ¡lo que más os guste!
  • Lo mismo digo con las especias : Yo he puesto hierbas provenzales y pimienta, pero podéis poner cualquiera que os guste. Pimentón, comino, ajo en polvo. Cualquiera que tengáis por casa y que os guste o sea normalmente le irá bien a estas galletas.
  • Para que estas galletas se conserven perfectas, lo mejor es guardarlas en una lata metálica o en un bote hermético, así duran perfectas varias semanas, aunque os aseguro que lo más probable es que vuelen en un par de días como máximo.

galletas de queso parmesano y semillas receta

Esta receta es muy sencilla y queda deliciosa, perfecta para el aperitivo, para comer entre horas... ¡Os van a encantar! Si os animáis a hacerlas, mandadme una foto para que pueda ver lo ricas que os quedan, me hace mucha ilusión que preparéis las recetas del blog. Por último, os recuerdo que podéis seguir el blog en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube, tenéis los enlaces justo aquí mismo a la derecha. ¡Hasta la próxima receta!

Comentarios

Publicar un comentario

Gracias por visitar Miss Pimienta y dedicar un minuto a dejar tu comentario. Si tienes alguna duda o sugerencia, no dudes en ponerte en contacto conmigo.

amazon