Rosquillas de chocolate. El Asaltablogs

http://www.azafranesycanelas.com/p/blog-page_18.html

Estamos a último domingo de mes y eso significa que tenemos nuestra cita con El Asaltablogs, reto que organiza mi querida amiga Marga, del blog Azafranes y Canelas. Esta vez la fortuna ha querido que el blog asaltado sea Fogones y Melones. Este blog, liderado por Mery, está lleno de recetas que me han llamado mucho la atención, y os aseguro que esta vez se me han quedado varias en la lista de recetas pendientes.



Tras mucho pasear por su blog, he optado por hacer una receta clásica de Semana Santa que me encanta en una versión que no había hecho nunca antes: rosquillas de cacao. El resultado me ha encantado: unas rosquillas esponjosas por dentro y ligeramente crujientes en la superficie y con un sabor espectacular y nada empalagosas. ¡Una receta de 10! De hecho, como somos solo dos en casa hice la receta con la mitad de los ingredientes indicados en la receta original y en cuanto las probé me arrepentí al instante porque volaron.  Como siempre, os he grabado la receta en vídeo para el canal de YouTube, ¡id corriendo a verlo! No me enrollo más: os digo los ingredientes y nos ponemos a cocinar.


http://www.azafranesycanelas.com/p/blog-page_18.html

Ficha de receta

  • Tiempo de elaboración: 10 minutos
  • Tiempo de cocinado: 15 minutos
  • Tiempo total: 25 minutos
  • Nivel de dificultad: medio
  • Raciones: con estas cantidades salen unas 16 rosquillas

Ingredientes:

  • 210 gramos de harina
  • 55 gramos de azúcar
  • 1 huevo
  • 20 gramos de cacao en polvo puro sin  azúcar
  • 50 ml de aceite (de girasol o de oliva)
  • 25 ml de leche
  • Medio sobre de levadura en polvo
  • La piel de una mandarina o de media naranja (opcional)
  • Azúcar para rebozar las rosquillas
  • Aceite para freír las rosquillas


http://www.azafranesycanelas.com/p/blog-page_18.html

Lo primero que vamos a hacer una receta de hoy es poner el huevo en un bol amplio. Lo batimos bien durante unos segundos con ayuda de unas varillas de mano, hasta que comience a espumar. A continuación, incorporamos el azúcar y batimos unos segundos más. Echamos la leche y el aceite y, de nuevo, movemos durante unos segundos con las varillas hasta integrar todo por completo.

Después, vamos a rallar la piel de una mandarina o de media naranja, que previamente hacemos lavado muy bien. Como os indico en los ingredientes, este paso es opcional. Incorporamos ahora el cacao en polvo, la levadura en polvo y por último la harina. Nos vamos a echar toda la harina de golpe, reservaremos un poquitín ya que no todas las harinas absorben la misma cantidad de líquido.

Comenzamos a mezclar todo con un tenedor, y cuando veamos que los ingredientes secos van integrándose con los líquidos, pasamos a trabajar con las manos. En este punto, notaremos si hace falta añadir el resto de la harina, en mi caso sí era necesario. Continuamos amasando hasta que todos los ingredientes de la masa de las rosquillas se integren: es una masa muy manejable y fácil de hacer, no os preocupéis, en cuestión de un par de minutos la tendremos lista.

Con la masa lista, ponemos abundante aceite a calentar en una sartén. Cuando el aceite esté caliente, bajamos un poco la temperatura del fuego para que no se queme u humee en exceso y vamos formando la rosquillas y echándolas una a una en la sartén. Hay quien prefiere formar con antelación la rosquillas y tenerlas ya listas para echarlas en el aceite caliente, pero yo me apaño muy bien haciéndolo así. 

Para formar la rosquillas hay dos formas. La primera (y mi favorita, la manera en la que yo he hecho las rosquillas toda la vida) es la siguiente: cogemos una porción de masa del tamaño de una bola de pin-pon, formamos un rulo con las manos y, por último, unimos los extremos. Una segunda manera de formar las rosquillas es coger una porción de masa, hacer una bola y después hacer un agujero en el centro con el dedo; el agujero lo iremos ampliando con las manos hasta tener la rosquilla de tamaño que queramos. Como digo, yo las hago siempre de la primera manera, me parece mucho más fácil y cómodo, pero mi consejo es que vosotros probéis ambas maneras y decidáis cuál os resulta más sencilla y rápida. Podéis ver ambos procesos en el vídeo, igual así os resulta más fácil, ya sabéis que muchas veces vale más una imagen que mil palabras.

Dejamos que las rosquillas se cocine un minuto y medio y después les damos la vuelta. Las cocinamos por el otro lado otro minuto u otro minuto y medio y las pasamos a una fuente cubierta con papel de cocina, de esta manera quitaremos el exceso de aceite. Cuando las rosquillas estén aún calientes, las rebozamos en azúcar: es importante que estén aún un poco calientes porque si no el azúcar no se pegará. Repetimos este proceso hasta terminar con toda la masa. Os aseguro que estas rosquillas de cacao no pueden estar más ricas. ¡Que aproveche!


http://www.azafranesycanelas.com/p/blog-page_18.html

Algunos consejos:

  • Tanto para hacer la masa de las rosquillas como para freírlas podéis usar aceite de girasol o aceite de oliva, a vuestro gusto. Eso sí, os recomiendo que en caso de sea de oliva, uséis un aceite de oliva suave.
  • Una vez estén completamente frías, guardadlas en un tupper o en un recipiente hermético bien cerrado para que se conserven perfectas.
  • Os recomiendo que, para esta receta, optéis por un cacao de calidad, ya que de ello dependerá el sabor final de estas rosquillas.


http://www.azafranesycanelas.com/p/blog-page_18.html

El resultado son unas rosquillas muy ricas, perfectas para el postre, para el desayuno o para el café de media tarde. ¡Os aseguro que son una auténtica delicia en cualquier momento del día! Si os animáis a hacerlas, mandarme una foto para que pueda ver lo ricas que os quedan, me hace mucha ilusión que preparéis la recetas del blog. Por último, os recuerdo que podéis seguir el blog en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube, tenéis los enlaces justo aquí mismo a la derecha. ¡Hasta la próxima receta!

Comentarios

  1. Ummm que pinta que tienen esas rosquillas por favorrr, acabo de desayunar hace un par de horas pero me están entrando unas ganas de pegarles un bocado que no veas, y la combinación chocolate con naranja lo mas, habrá que probarlas, buen asalto. :)

    ResponderEliminar
  2. que pecado más rico esas rosquillas, y es la receta ideal para estas fechas de roscos y rosquillas, apetecn muchísimo!! te robo media docena!
    un besito

    ResponderEliminar
  3. Que buenas!! Nunca las he probado de chocolate.

    ResponderEliminar
  4. Unas rosquillas increíble, me han encantado. La masa es muy fácil de moldear. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Yo tampoco he hecho nunca estos rollitos como se llaman en mi tierra de cacao, que buenos y blanditos por dentro y crujientes por fuera, pero dan ganas de comer sin parar.
    Felicidades por el asalto. Besos

    ResponderEliminar
  6. Unas rosquillas super ricas, me han gustado mucho. Gracias por la receta.

    ResponderEliminar
  7. Con chocolate nunca las he probado!! Que delicia ¡Me encanta! Un besote

    ResponderEliminar
  8. Qué buenas estas rosquillas en versión chocolate para golosos como yo!Te han quedado de escandalo, manda unas pocas por Seur jejeje
    Muchas gracias por el asalto, un besuco!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por visitar Miss Pimienta y dedicar un minuto a dejar tu comentario. Si tienes alguna duda o sugerencia, no dudes en ponerte en contacto conmigo.