Cómo abrir ostras fácilmente

CÓMO ABRIR OSTRAS FÁCILMENTE ¡Sencillo y sin peligro!

Antes de nada, lo primero es lo primero: ¡FELIZ 2022! Os deseo un maravilloso nuevo año en el que seáis felices, podáis estar con los vuestros y repletito de salud. Y por favor, a poder ser con menos virus, volcanes, Filomenas y tantas cosas chungas que hemos vivido en el 2021. Y, como no, os deseo un año lleno de recetas y platos muy sabrosos, que con la barriga satisfecha una parte de nuestra felicidad la tenemos asegurada.



Dicho esto, ¡vamos a la cocina! Para comenzar el año, más que una receta en sí os traigo un truco de cocina que os va a venir súper bien a quienes seáis tan fans de las ostras como yo: hoy vamos a descubrir cómo abrir ostras en casa fácilmente. Os adelanto desde ya que es un proceso en el que más vale maña que fuerza, así que tranquilos que todos podréis hacerlo en casa. Como siempre, os he grabado un vídeo explicándoos todo el proceso para mi canal de YouTube: en cosas de este tipo, ya sabéis que una imagen vale más que mil palabras, así que os recomiendo que vayáis a verlo para poder ver el paso a paso bien clarito. No me enrollo más, os digo los ingredientes y nos ponemos a cocinar.


CÓMO ABRIR OSTRAS FÁCILMENTE ¡Sencillo y sin peligro!

Ficha de receta

  • Tiempo: la primera ostra que abramos puede que nos lleve un poco más de tiempo, pero a medida que le pillemos el truco será un coser y cantar
  • Dificultad: como os decía, más vale maña que fuerza…
  • Ingredientes: ostras 

Lo primero que haremos es colocar las ostras sobre una tabla. Las mías son ostras rizadas de Galicia, una variedad que se caracteriza por tener unas conchas muy rugosas, picudas e irregulares. Todas las ostras tienen una de las conchas -la inferior- ligeramente cóncava (en el caso de las ostras rizadas, esta concavidad es muy evidente) y otra de las conchas -la superior- es más plana. Bien, pues colocaremos las ostras en la tabla con la parte cóncava hacia abajo: de esa manera los jugos de la ostra se quedarán en la propia concha cuando la abramos. Si nos sentimos más seguros, podemos agarrar la ostra sobre la tabla ayudándonos de un trapo, de esta manera nos protegeremos de posibles cortes. ¡Seguridad ante todo!

Cogemos un abreostras o, en su defecto, un cuchillo con una hoja corta y dura: tened en cuenta que lo usaremos para hacer palanca, no para cortar, así que no nos interesa que sea una herramienta afilada. Vamos a introducir el abreostras entre las dos conchas de la ostra: puede que nos cueste un poco dar con un punto donde introducirlo, id probando hasta poder meter la punta del abreostras. Una vez lo hayamos introducido, vamos a ir deslizándolo a lo largo de toda la ostra mientras hacemos un poco de palanca. 

Notaremos resistencia, es perfectamente normal, significa que las ostras están vivas y son muy frescas. A medida que vayamos deslizando el cuchillo, la ostra se irá aflojando y ya podremos abrirla completamente. Despegamos la carne de la ostra de la parte que la mantiene unida a la concha superior y desechamos esa concha. La despegamos también de la concha inferior, con cuidado de que no se caigan sus jugos, y la servimos tan cuál, sobre esa misma concha, inmediatamente para que esté lo más fresca posible (las ostras hemos de abrirlas siempre justo antes de ir a comerlas).

Podemos servirlas tal cual, aunque lo tradicional es servirlas acompañadas de unos gajos de limón para que los comensales echen unas gotitas al gusto sobre cada una de ellas. Y a mí me gusta ponerles un puntito de tabasco, les da un puntazo muy rico.


CÓMO ABRIR OSTRAS FÁCILMENTE ¡Sencillo y sin peligro!

Algunos consejos:

  • Una vez compremos las ostras en la pescadería, las mantendremos un máximo de 48 horas en el frigorífico antes de abrirlas y comerlas. 
  • No tengáis miedo a abrir vosotros mismos las ostras en casa. Os prometo que la primera vez puede costaros un poco, pero es un proceso al que enseguida se le pilla el truco. Y como os decía un poco más arriba, es cuestión de maña y no de fuerza…


Las ostras son uno de esos productos que inspiran sentimientos encontrados y bien las amas, o las detestas… yo soy de las primeras, y se que este truco va a venir genial para todos aquellos que seáis como yo. Si os animáis a probarlo, mandadme una foto para que pueda ver lo bien que os quedan. Por último, como siempre, os recuerdo que podéis seguir el blog en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube, tenéis los enlaces justo aquí mismo a la derecha. ¡Hasta la próxima receta!

Comentarios

amazon