CREMA DE EDAMAME. Receta Fácil, Sana y Deliciosa

CREMA DE EDAMAME. Receta Fácil, Sana y Deliciosa

Hay alimentos que hace relativamente poco eran desconocidos para nosotros pero que, en poco tiempo, se han hecho un hueco en nuestros hogares. Un ejemplo de esto es el edamame: hasta hace unos añitos era un snack típico de los restaurante japoneses, pero desde hace ya un tiempo es muy común cocinarlo y consumirlo en nuestras casas de manera habitual. Se comercializa congelado, se encuentra ya sin problema en la mayoría de supermercados y es una auténtica delicia.



Seguro que no hace falta que os lo diga, pero el edamame son vainas o habas de soja verde. Lo común es comerlo como snack o picoteo, cocido y después salteado, abriendo las vainas para sacar los granos interiores con los dientes, tal y como hacemos con las pipas. ¡Una ricura! Pero que lo común sea consumirlo así, no significa que nos tengamos que limitar a comerlo de esa forma, y es que podemos usarlo como cualquier otro tipo de verdura. Así que hoy vamos a preparar una crema de edamame deliciosa, con una textura maravillosa y muy sabrosa. Como siempre, os he grabado la receta en vídeo para el canal de YouTube, ¡corred a verla! No me enrollo más, os digo los ingredientes y nos ponemos a cocinar.


CREMA DE EDAMAME. Receta Fácil, Sana y Deliciosa

Ficha de receta

  • Tiempo de preparación: 5 minutos
  • Tiempo de cocinado: 30 minutos
  • Tiempo total de elaboración: 35 minutos
  • Nivel de dificultad: bajo, lo más complicado es pelar el edamame
  • Raciones: 4

Ingredientes

  • Medio kilo de vainas de edamame (o 300 gramos de granos de edamame, si lo encontráis ya pelado)
  • 3 patatas
  • 1 cebolla
  • 5 quesitos
  • 400-500ml de caldo de pollo o de verduras
  • Pimienta
  • Sal
  • Aceite de oliva

CREMA DE EDAMAME. Receta Fácil, Sana y Deliciosa

Lo primero que vamos a hacer en la receta de hoy es descongelar el edamame. Si tenemos tiempo, bastará con dejarlo un par de horas o tres a temperatura ambiente, pero si no disponemos de tiempo lo descongelaremos en el microondas. Para ello, lo ponemos en un bol amplio y añadimos un poco de agua, unos 100 ml más o menos. Después tapamos el bol (bien con una tapa apta para microondas o si no poniendo directamente un plato encima) y cocinamos a máxima potencia durante 4 minutos.

Pasados esos 4 minutines ya estará descongelado el edamame, así que ya podemos proseguir con la receta. Ponemos una cocotte o una cazuela amplia al fuego y añadimos tres cucharadas de aceite de oliva. Cuando el aceite esté caliente echamos la cebolla cortada en trozos no muy pequeñitos y añadimos sal y pimienta al gusto. La cocinaremos unos 6 minutos, hasta que esté blandita y ligeramente dorada.

Mientras la cebolla se va a cocinando, desgranaremos las vainas de edamame para sacar los granos de su interior. Hacerlo es muy sencillo y rápido, solamente hay que abrir las vainas a lo largo para poder extraer los granos de edamame. Una vez hayamos abierto todos los edamame, reservamos los granos y las vainas las desecharemos.

Cuando la cebolla esté pochadita, añadimos a la cazuela las patatas, peladas y cortadas en trozos medianos. Incorporamos caldo hasta justo cubrir al ras las verduras (yo he necesitado unos 450 ml) y subimos el fuego. Cuando el caldo rompa hervir, tapamos la cocotte, bajamos el fuego a temperatura media y dejamos que se cocine así durante 15 minutos.

Transcurridos esos 15 minutos, incorporamos los granos de edamame a la cazuela y cocinamos 4 minutos más tapado y a fuego medio. Ese tiempo será suficiente para que el edamame se cueza y mantenga su bonito color verde. Después, apagamos el fuego y retíranos la cazuela del calor. 

Antes de triturar esta crema yo he optado por quitar un poco de caldo (he retirado algo menos de un vaso) para que me quedara una crema espesita como a mí me gustan. Si vosotros preferís cremas más ligeras, no quitéis nada de caldo. Después, echamos los quesitos y trituramos la crema con ayuda de la batidora de mano hasta que nos quede perfectamente triturada. Probamos por si es necesario rectificar (yo he tenido que añadir un poco más de sal y de pimienta) y listo. Servimos bien calentita.


CREMA DE EDAMAME. Receta Fácil, Sana y Deliciosa

Algunos consejos:

  • Si encontráis los edamames ya desgranados será perfecto, ya que os evitaréis tener que pelearlos. En ese caso, no necesitaréis descongelarlos previamente, podéis añadirlos directamente a la cazuela.
  • Podéis sustituir los quesitos por dos cucharadas grandes de queso de untar tipo Philadelphia o por 100 ml de leche evaporada o nata para cocinar. Y si preferís no añadir lácteos, no pongáis nada de nada, no hay problema.
  • Yo he servido la crema poniéndole por encima unos gramos de edamame, unos copos de guindilla y unas pocas semillas de sésamo, pero decoradla a vuestro gusto. 


CREMA DE EDAMAME. Receta Fácil, Sana y Deliciosa

El sabor de esta crema de edamame es una auténtica delicia, y es una manera diferente de comer estas vainas de soja que a mi tanto me gustan. Si os animáis a hacerla, mandadme una foto para que pueda ver lo rica que os queda, me hace mucha ilusión que preparéis la recetas del blog. Por último, os recuerdo que podéis seguir el blog en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube, tenéis los enlaces a ti misma a la derecha. ¡Hasta la próxima receta!

Comentarios

amazon